jueves, 8 de junio de 2017

PRONUNCIAMIENTO A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA














A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

La Agrupación Universitaria Riva – Agüero (AURA), agrupación católica conformada por estudiantes, docentes y egresados de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), ante la aprobación de la “Política para el respeto de la identidad de género” expresa a la comunidad universitaria y a la opinión pública lo siguiente:
  1. El Consejo Universitario en sesión del 07 de Junio de 2017 ha decidido aprobar la “Política para el respeto de la identidad de género”, conocida como “Reforma TRANS”, quebrantando la identidad, fines y objetivos de nuestro claustro universitario expresados en el Estatuto vigente, la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae y demás normas vigentes que le son aplicables en tanto su categoría de centro universitario “Pontificio” y “Católico”.

  1. Con ello, las autoridades de la PUCP generan dudas razonables respecto a que todos los acuerdos firmados ante la Santa Sede y compromisos asumidos ante la Conferencia Episcopal Peruana, la comunidad universitaria y opinión pública, para recuperar y afianzar la identidad católica de nuestra universidad, fueron parte de un montaje y estrategia comunicacional para recuperar los títulos de “Pontificia” y “Católica”, lo que amerita una pronta actuación de todas las autoridades y personas competentes en garantizar que la PUCP es un centro universitario católico fiel al Magisterio y la Doctrina de la Iglesia.

  1. En torno a los acuerdos tomados, creemos que, en primer lugar, el Consejo Universitario ha desvirtuado la identidad católica de la PUCP al formar una comisión que tiene como propósito la elaboración de una propuesta para reconocer denominada “identidad de género”. Esto no es más que uno de los postulados de la nociva ideología de género a la que, como hemos sostenido durante años, se le ha tratado de dar un falso rigor científico y académico por medio de los denominados “estudios, enfoques, perspectivas, teorías” de género.

La ideología de género es una radical y particular posición política que desvirtúa la naturaleza científica de cualquier universidad y, esencialmente, es contraria a la visión cristiana del hombre y la sociedad que propone un centro educativo que dice ser “católico” y “pontificio”.

Asimismo, y sobre este mismo punto, deseamos expresar nuestra indignación ante la decisión del Consejo Universitario por la que “La Universidad pondrá personal especializado que dará atención procesal en los cambios de identidad del DNI de las personas trans para quienes deseen hacerlo”, ya que no significa otra cosa que la participación institucional de la universidad en el activismo político existente en favor del avance de la ideología de género en nuestro país.

  1. En segundo término, las decisiones del Consejo Universitario que corresponden a las “campañas de sensibilización de la comunidad universitaria” y de “acceso e idoneidad de los servicios”, según su propio pronunciamiento, son un instrumento para adoctrinar y buscar legitimidad en la comunidad universitaria de los postulados políticos de la ideología de género.

Esto supone un riesgo para la seguridad y garantía del respeto de los derechos de los estudiantes y demás miembros de la comunidad universitaria, siendo que las políticas aprobadas permitirán que un varón acceda a los servicios higiénicos femeninos y viceversa, así como lo referido en los deportes.

Reconocer las naturales diferencias de los sexos biológicos constitutivos de la identidad de la persona humana no es discriminación y su negación e invisibilización corresponden a una postura ideologizada, impositiva y carente de cualquier sustento científico.

  1. Lo más grave se constituye en el acuerdo por el cual se incluirá en todos los reglamentos disciplinarios como falta muy grave la “discriminación  por razones de identidad o expresión de género”.

Este acuerdo ya no sólo es parte de un atentado contra la identidad católica de la PUCP sino que se constituye en una amenaza contra los Derechos Humanos de la comunidad universitaria que son reconocidos por leyes y tratados internacionales vinculantes al Estado Peruano, dado que, constituir a la “orientación, identidad o expresión de género” como causal de discriminación es un estrategia montada y conocida por grupos activistas y políticos para limitar las libertades de conciencia, religiosa, educativa, de expresión, así como el derecho de los padres a escoger la educación de sus hijos, para el caso de estudiantes menores de edad, y la objeción de conciencia.

Este hecho revela la naturaleza totalitaria y antidemocrática de la ideología de género, así como el profundo calado que, lamentablemente, tiene en nuestra universidad.
Por todo lo expuesto, anunciamos de manera transparente que iniciaremos contactos con las autoridades eclesiásticas correspondientes en toda vista de que las autoridades universitarias han tomado una decisión que desdice todos sus públicos compromisos de conducir a nuestra universidad por un camino de recuperación de su impronta cristiana y de la que fueron parte grandes intelectuales y personalidades católicas como el R.P. Jorge Dinthilac SS.CC., Don José de la Riva – Agüero, el intelectual Víctor Andrés Belaúnde y profesores entrañables como Don José Agustín de la Puente Candamo, entre otros.
EXHORTAMOS el inmediato pronunciamiento de las autoridades eclesiásticas pertinentes, el Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana y Vice Gran Canciller de la PUCP, Mons. Salvador Piñeiro, de los Obispos miembros del gobierno de nuestra universidad, así como, y de manera especial, del Centro de Asesoría Pastoral Universitaria (CAPU); todos ellos pastores de la Iglesia Católica con la responsabilidad de actuar de manera decidida y fiel al Magisterio y Doctrina de la Iglesia para el correcto gobierno de la PUCP y la atención pastoral y espiritual coherente de la comunidad universitaria.
Hoy, la universidad vive su momento más oscuro y grave ante la posibilidad de que se configure, totalmente, en un centro de adoctrinamiento y propaganda política favorable a posiciones contrarias al humanismo cristiano, el Magisterio y la Doctrina Social de la Iglesia.
Hacemos votos para que luz vuelva a brillar en las tinieblas del Fundo Pando.


Pando, 08 de junio de 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario