viernes, 24 de marzo de 2017

SALUDO POR EL CENTENARIO DE NUESTRA UNIVERSIDAD






SALUDO POR EL CENTENARIO DE NUESTRA UNIVERSIDAD PUCP

Saludamos a nuestra casa de estudios por su Centenario y, de manera especial, queremos recordar en esta fecha a todas aquellas personas que pusieron su voluntad, trabajo, sueños y esperanzas en el proyecto de crear una institución educativa superior sobre la base de la fe católica, cuyos ideales los llevaron a superar las criticas, salvar los escollos en el camino y lograr llevar al campo educativo la labor apostólica de la Iglesia.

En este día, recordamos al Padre Jorge Dintilhac, fundador y primer rector de nuestra casa de estudios, y a todas aquellas personas que lo acompañaron en esta labor, y que sabían de la importancia de fundar una universidad católica que pudiera ser aquel espacio donde los jóvenes demostraran la sana complementariedad que existe entre la fe y la razón, fomentando que en el trabajo científico y académico exista pleno respeto a la dignidad humana y a los principios y valores de la Iglesia.

Una universidad católica está llamada a ser «una presencia, por así decir, pública, continua y universal del pensamiento cristiano en todo esfuerzo tendiente a promover la cultura superior y, también, a formar a todos los estudiantes de manera que lleguen a ser hombres insignes por el saber, preparados para desempeñar funciones de responsabilidad en la sociedad y a testimoniar su fe ante el mundo»[1]

Es así que en este Centenario, nuestra agrupación renueva su compromiso para continuar trabajando para que en nuestra casa de estudios se garantice una inspiración cristiana dentro de la comunidad universitaria, en concordancia con su misión y lo que la Ex Corde Ecclesiae señala.

“Et lux in tenebris lucet” es la frase emblemática que encabeza nuestro escudo, acompañada con la figura de un barco en aguas turbulentas cuya travesía es iluminada por una estrella que resplandece en forma de cruz, símbolo de la fe católica; hacemos votos para que la PUCP viva conforme a su identidad católica y la misión por la cual fue fundada.

Nuestra organización reitera un saludo cordial a toda la comunidad universitaria por estos cien años de existencia siendo el soporte académico – cultural que ha servido para generar un legado de profesionales coherentes que entregaron un aporte valioso a nuestra sociedad y seguirán haciéndolo a la luz del humanismo cristiano.


Pando, 24 de marzo de 2017


[1] CONCILIO VATICANO II, Declaración sobre la Educación Católica Gravissimum educationis, n. 10: AAS 58 (1966), p. 737.