domingo, 24 de mayo de 2015

PRONUNCIAMIENTO A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

PRONUNCIAMIENTO A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA


La Agrupación Universitaria Riva-Agüero (AURA), conformada por diversos miembros de nuestra comunidad universitaria, expresa públicamente lo siguiente:

1. Es de público conocimiento los eventos realizados en las instalaciones de nuestra universidad en el marco de la III Semana Feminista, llevada a cabo entre el 18 y el 22 de mayo. Estos eventos motivan que este pronunciamiento exhorte a la comunidad universitaria a retomar el diálogo sobre los rumbos de nuestra universidad en torno a su desarrollo académico y su autoproclamada identidad católica. 

2. En sus anteriores ediciones, si bien la línea del feminismo de género era análoga a la que se presenta en esta edición, la propaganda para atraer participantes no lindaba de modo tan resuelto con la procacidad e irreverencia que hoy orgullosamente se utiliza no solo en la sección gráfica, sino sobre todo en la escrita: “¿Feminazis cortapenes?, ¿así son las feministas?”; taller “Lo que tú mamá no te enseñó de tu conchita”; taller “Entre placeres y orgasmos”; y como parte de la actividad cultural de los jueves, la presentación de un “Museo de juguetes sexuales”, entre otros. No siendo suficiente todo esto, el día jueves 21 en una de las charlas realizadas en el horario de 6:00 p.m. a 8:00 p.m. se difundió, de manera explícita, contenidos que proponían el uso de Misoprostol hasta la semana doce para inducir a un aborto y acabar con un embarazo.

3. Nos preocupa que eventos como el mencionado, con proyección de continuidad debido a la señal de conformidad deducible del silencio de nuestra universidad al otorgárseles instalaciones en el campus, representen una mayor merma a la imagen institucional y a la respetabilidad académica de nuestro centro. Nos preocupa que la pobreza de contenidos y las burlas a la fe de otros estudiantes —los cuales hemos tenido que presenciar en las anteriores ediciones en orden a manifestarnos con conocimiento de causa en esta oportunidad— se repitan. Nos preocupa, finalmente, que parte de la esencia de un centro universitario, la discusión académica, se vea sustituida por un activismo frente al cual la universidad, como institución, omite presentar la propuesta cristiana y académica en torno a los mismos temas, frustrando así el acceso a los alumnos a un ámbito plural en cuanto a la formación que recibe.

Como parte de la comunidad universitaria, nos extraña el silencio de las autoridades frente a hechos como este. Por ello, los exhortamos a manifestar su postura al respecto, así sabremos si tendremos que soportar en los próximos semestres similares iniciativas o si, por el contrario, podremos estudiar en un ambiente académico de convivencia respetuosa y sana discrepancia.  


Pando, 24 de mayo de 2015.